mayo 25, 2008

La Institución Bomberil de Caracas.

El Cuerpo de Bomberos Metropolitanos de Caracas es una organización de seguridad del Estado, no militar, con carácter profesional, un régimen disciplinado y jerarquizado, encargado de realizar labores de prevención, control y extinción de incendios y otras calamidades, de brindar apoyo a las comunidades a través de programas educativos, según lo contemplan la Ley del Ejercicio de la Profesión de Bombero y la Ley de los Cuerpos de Bomberos y Bomberas y Administración de Emergencias de Carácter Civil.

En la actualidad el Cuerpo de Bomberos Metropoplitanos de Caracas cuenta con ocho gerencias encargadas de cumplir con los objetivos de la Institución: Recursos Humanos, Técnica y Universitaria, Prevención e Investigación, Operaciones, Medicina de Emergencia Prehospitalaria, Planificación para Casos de Desastres, Mantenimiento y Conservación de Bienes y Administración y Servicios. Estas gerencias, a su vez están constituidas por divisiones, departamentos y oficinas. Por otro lado, está la Comandancia General, el Estado Mayor, la Inspectoría General de los Servicios, Fundabomberos, Relaciones Públicas, Auditoria Interna, Asesoría Jurídica y Sistemas y Telecomunicaciones.

Brito (1998), explica, en términos generales, que la Comandancia General es la encargada de dirigir y supervisar, a través del Comandante General, el cumplimiento de las funciones que las normativas legales vigentes le atribuyen a la institución. El Comandante General es apoyado en las funciones de dirección y supervisión por el Segundo Comandante, quien ejerce el control de todas las gerencias y suple las ausencias del primer comandante. La Inspectoría General de los Servicios colabora con el Segundo Comandante en la inspección y control de las labores del Cuerpo y de la fiscalización del cumplimiento de las órdenes emanadas de la Comandancia.

La Gerencia de Recursos Humanos se encarga, a través de tres divisiones, del reclutamiento y selección de personal, de la evaluación continua del desempeño de los efectivos, de la administración de las primas, de la jubilación del personal, de la evaluación de la situación socioeconómica del funcionario y sus familiares y de la salud de su grupo familiar.

La Gerencia Técnica y Universitaria, por intermedio de la Escuela de Formación Profesional de Bomberos y del Instituto Universitario de Tecnología Bomberil es la encargada de la formación, entrenamiento, capacitación y profesionalización tanto de los aspirantes a ingresar a la institución como los bomberos tanto voluntarios, quienes ejercen de bomberos los fines de semana, sin percibir remuneración ni salario por sus servicios; los bomberos permanentes, los cuales reciben un salario por ejercer el cargo y los asimilados, que son profesionales universitarios reclutados por la institución para ejercer su profesión, dentro de ésta, con cargos de oficiales de bomberos.

La Gerencia de Prevención e Investigación es la encargada de velar por el cumplimiento de las normas técnicas de prevención de incendios, análisis de riesgos tanto en los proyectos de construcción de inmuebles como en edificaciones ya habitadas, investigar y determinar las causas de incendios y otras calamidades.

La Gerencia de Operaciones tiene a su cargo la responsabilidad de atender las emergencias y eventos catastróficos, tales como: incendios, explosiones, terremotos, inundaciones, etc, que atenten contra la comunidad, la salvaguarda de bienes y vidas, el manejo de materiales peligrosos y otras acciones de apoyo a la comunidad en casos de peligro.

La Gerencia de Medicina Prehospitalaria presta servicios de primeros auxilios a personas cuya vida o salud es amenazada por diversas situaciones de emergencias y se encarga del traslado oportuno y rápido a los centros asistenciales.

La Gerencia de Planificación para Casos de Desastres se encarga de la preparación interna en cuanto al análisis de posibles y peores escenarios catastróficos, con el fin de establecer planes de actuación que permitan atender las necesidades de los afectados de una manera eficiente. La preparación externa atiende la preparación de la comunidad en procesos que le permitan a ésta prevenir, mitigar, actuar y recuperarse ante las emergencias y, además, se encarga de levantar datos geográficos de infraestructura, población, suelos y sus usos para el diseño de mapas de riesgos.

La Gerencia de Mantenimiento y Conservación de Bienes es la encargada de velar que todos los equipos, suministros e insumos indispensables para el cumplimiento de las tareas del Cuerpo deben estar en perfectas condiciones para su empleo.

La Gerencia de Administración cumple las funciones de compilar y analizar las estadísticas, planificar la cobertura de las necesidades de la institución y el respectivo presupuesto, llevar el registro de los bienes distritales, realizar las compras y suministros y ejercer los servicios de contabilidad y habilitaduría.

La institución, según lo reseña Brito (ibid), inicia sus funciones a partir de un decreto promulgado el 24 de febrero de 1936, por el entonces gobernador del Distrito Federal general Elbano Mibelli Lobo. Ese año se crea una comisión de estudios, integrada por Carlos Anglade, Chirinos Lades, Heliodoro Ocanto, Enrique Paris Ambard y Hernani Portocarrero. Esta comisión contrata, por intermedio del gobierno venezolano, al subteniente Roberto Martínez de León, de los bomberos de Panamá y los capitanes Rufino Loscher Blanco, de los bomberos de Santo Domingo y a E. Arrarte, del de Guayaquil. Se llama a la comunidad a inscripción en el recién formado cuerpo de bomberos y se reciben 250 solicitudes y comienzan la instrucción 168 de ellos.

El 1 de mayo de 1937 se inicia la primera guardia permanente de los Bomberos de Caracas en Plaza España, donde estaría ubicado el cuartel central, con 15 efectivos bomberiles, los cuales atenderían una población de 180.000 habitantes de Caracas (ibid, p. 32). A partir del 7 de junio de ese año queda integrada por 60 bomberos, de los cuales 22 son bomberos rasos, cuatro conductores de carros de alarma, tres sargentos, un cabo primero y 30 bomberos voluntarios. Para ese primer año de servicios se atendieron 235 procedimientos, de los cuales 153 casos de incendios en inmuebles, 17 incendios de vehículos, 17 fuegos forestales y 13 inundaciones y derrumbes.

Al concluir la década se habría intervenido en cerca de un millar de siniestros, entre los cuales están los incendios en almacenes portuarios, depósitos de explosivos, estallidos de cocinillas de gasolina o kerosén, entre otros (ibid, p. 43).

El crecimiento de la ciudad obliga a la creación de nuevas estaciones y al aumento de personal. Para el año 2002, existen 12 estaciones de bomberos en Caracas y alrededor de 1.900 efectivos para atender a más 4.5 millones de habitantes, en una ciudad moderna, con una geografía irregular, con altos edificios y viviendas inestables y mal ubicadas. Según el Comandante General de los Bomberos de Caracas, Rodolfo Briceño (2002), debe haber un bombero por cada mil habitantes; lo cual indica hay un alto déficit de bomberos en esta ciudad. A pesar del escaso recurso humano y la falta de dotación de equipos bomberiles, se atienden anualmente en promedio 45.000 emergencias, señala el comandante general de los bomberos.

Por otra parte, aunque los bomberos reciben una preparación técnica al inicio de su carrera bomberil, se ha descuidado la constante tecnificación y profesionalización que deben tener, esto se evidencia en mayor medida en los bomberos pertenecientes a la Gerencia de Operaciones, quienes reciben muy pocos cursos y entrenamiento especializado a lo largo de su ejercicio laboral.

La gran cantidad de servicios, la magnitud y en algunos casos la falta de preparación técnica y actualizada de algunos bomberos pudiese estar ocasionando estrés psicosocial en efectivos bomberiles de esta institución.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Briceño, R. (2002, junio). Los Cuerpos de Bomberos Ante Emergencias y Desastres por Terrorismo. Ponencia presentada en el III Seminario de Nuevas Tecnologías en el Control de Riesgo. Universidad Central de Venezuela.


Brito, L. (1998). Bomberos D. F. Caracas. Editorial Arte.